Sábado 23 Sep 2017
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default style
  • blue style
  • red style
  • yellow style
Poemas Para Un Instante (Haikus) PDF Imprimir E-mail

POEMAS PARA UN INSTANTE

( 100 HAIKUS PARA ENTRETENERSE )

 

1

Corre caballo

por las arduas colinas

del pensamiento.

 

2

La débil mano

que desvía el camino

gana la brisa.

 

3

Ése es mi aliento

humedeciéndote olas

en la sonrisa.

 

4

Era la madre

del río acusándome

de la sequía.

 

5

Nunca te olvides

del hada mariposa

que te acompaña.

 

6

Alienta ver

que la noche es el día

al otro lado.

 

7

Ah, ilumínate

en el desierto opaco

de tu desdicha.

 

8

Inunda el alma

de sándalos e inciensos

para tu gozo.

 

9

Persigue un canto

en las encrucijadas

de tus instintos.

 

10

Aúlla noche

por los conductos limpios

de mi albedrío.

 

11

Atrevimiento

tiene el dolor que llega

sin un aviso.

 

12

No te detengas

en tontas nimiedades

que te traicionen.

 

13

Crea tu cauce

de verde hierbabuena

en tu destierro.

 

14

Sabiduría,

pósate en la vertiente

de mi camino.

 

15

Rodea el mar

con las febriles manos

de nuestra aurora.

 

16

Es mi esperanza

que anhela hallar el cielo

de tu mirada.

 

17

Al caminarte

encuentro tu hermosura

por todas partes.

 

18

Toco la mesa

y siento el mismo frío

que el de la muerte.

 

19

El reloj toca

tristemente sus cuartos

en esta plaza.

 

20

¡Qué coincidencia!

Se llamaba Fernando,

igual que yo.

 

21

Mira la hormiga

cargándose de peso

por la vereda.

 

22

Es luz herida

que enmudece a la tarde

y la disipa.

 

23

Bajo este cielo

que se aleja y se aleja

me siento nada.

 

24

Es de repente

como llega el ocaso

a nuestra vida.

 

25

Tras cada paso

siempre viene otro paso

pidiendo paso.

 

26

Alguien te llama

con la clara insistencia

de la locura.

 

27

Arde la noche

bajo la luz intensa

de tu mirada.

 

28

Huele a mañana

en los gratos aromas

de tu nostalgia.

 

29

Ven con la luna

siguiendo el caminito

de los cangrejos.

 

30

Mueve tu sombra

por los viejos canales

de tu aventura.

 

32

Vuela sin alas

por todos los confines

de tu memoria.

 

33

Hazte la casa

con las sabias palabras

de tu alegría.

 

34

Todos los cambios

tienen encrucijadas

con sus andenes.

 

35

Detén tu ruego

si está vacío el cauce

donde te miras.

 

36

Abre ventanas

en las gruesas paredes

de tu gran miedo.

 

37

Quien te navega

conoce palmo a palmo

esas heridas.

 

38

Rumia los actos

y todas las palabras

que le golpean.

 

39

Traes la fuerza

para luego perderla

por el cansancio.

 

40

La lejanía

me acerca a vuestros nombres

y a vuestras almas.

 

41

Sube al misterio

de las cosas terrenas

sin la desidia.

 

42

Urge aprendernos

con rotunda memoria

nuestros fracasos.

 

43

Despegar siempre

es el primer impulso

en la partida.

 

44

Muere un minuto

cada día y aprende

qué es la muerte.

 

45

Un tren me lleva

por largos y anchos llanos

hacia la nada.

 

46

Vengo sin nada

entre mis blancas manos.

Vengo vacío.

 

47

Lleva el misterio

engarzado en el cuello

como una perla.

 

48

Un rumor débil

de voz imperceptible

calma la noche.

 

49

Tras esos ojos

que nunca se acomodan

existe el miedo.

 

50

Adivinarte

tras de las celosías

siempre me enciende.

 

51

Daba las gracias

con el canto del día

puesto en sus labios.

 

52

La casa sola

en medio de la nada

sugiere llanto.

 

53

Veo a mi anhelo

desbocarse en la lucha

por un destino.

 

54

Los que se sueñan

pierden el cierto origen

del que provienen.

 

55

Sin una causa

será siempre baldío

cualquier esfuerzo.

 

56

En altozanos

de prados y praderas

aúlla el viento.

 

57

Cuando las sombras

invaden esos cuerpos

los  aniquilan.

 

58

Aviva el fuego

entre las rosas quietas

del calendario.

 

59

En la hermosura

de una dulce mirada

no caben quejas.

 

60

Tras los leones

corren despavoridos

los elefantes.

 

61

De la diatriba

de los discutidores

cuelgan ausencias.

 

62

Es sabiondo

quien su razón eleva

a lo más alto.

 

63

Brilla el recuerdo

como las rojas ascuas

de aquella hoguera.

 

64

Arrastra el arte

desde todos los poros

de sus improntas.

 

65

Dice la nieve

que vive con el frío

y se abandona.

 

66

Acalla voces

que griten la inconsciencia

de la palabra.

 

67

Nace la noche

cuando mueren las luces

de las ciudades.

 

68

Hierve el secreto

en la fría garganta

del confidente.

 

69

Tienta a la suerte

que sólo te persigue

en las tinieblas.

 

70

Llega la llama

de antiguos animales

que se extinguieron.

 

71

Vinieron solos

tras un largo camino

en su destierro.

 

72

Caudal de gente

en los sucios andenes

de las esperas.

 

73

En los accesos

que conduce a los metros

rebulle el cieno.

 

74

Esos excesos

de príncipe libertino

rejuvenecen.

 

75

Amaron siempre

sin saber lo que amaban.

Nunca perdieron.

 

76

Los que escrutaron

caminos se olvidaron

del suyo propio.

 

77

Bébete el trago

de la egregia dicha

hasta el final.

 

78

Toca el deseo

con los ínclitos dedos

de tu fortuna.

 

79

Mira. Te espera.

El amor te persigue

por todas partes.

 

80

Una cadencia

de versos y armonías

dice tu nombre.

 

81

Se desmorona

cuando nada sostiene

su inconsistencia.

 

82

Es rebeldía

todo cuanto proclama

con sus acciones.

 

83

Todo es aciago

en días turbulentos

y de tormenta.

 

84

El cacareo

siempre revoluciona

al gallinero.

 

85

La reticencia

es señal evidente

del ambicioso.

 

86

La luz no mira.

Se expande. Te atraviesa

por todas partes.

 

87

Todos los huecos

duermen en el vacío

de su esperanza.

 

88

Cuando se cierra

la puerta de una casa,

se cierra el alma.

 

89

No te resistas

cuando el viento te empuje

en su arrebato.

 

90

Hoy quiero sólo

un culmen de presencias

cautivadoras.

 

91

Cuando deseas

que corra pronto el tiempo,

más se detiene.

 

92

Sobre el mármol

una mano se posa

y se detiene.

 

93

Viene el misterio

cargado de entresijos

y de recatos.

 

94

Ahueca el ala

bajo su propia sombra

de predicciones.

 

95

Vienen fragancias

de los poros azules

de tu armonía.

 

96

Ungiendo al beso

rendimos pleitesía

a todo el orbe.

 

97

Nunca se acaba

ni merma ni se agota

el bien del mundo.

 

98

Quedó varada

la ballena hermosa.

Vino a morir.

 

99

Entre papeles

se escabulle el secreto

que no nos cuentan.

 

100

Hasta mañana.

Vendré de nuevo solo.

Traeré palabras.

 

Contador de visitas

Ver contenido por hits : 153651